Del plano a la bendición: una historia de impacto en el Reino

April 17, 2024

La historia de Estefanía - Arquitecta en Etiopía.

¿Qué se necesitaría para inspirar a los latinos para que utilizaran sus habilidades profesionales, sus negocios y su dinero para bendecir a las comunidades del mundo?Simplemente ve tú mismo y demuestra que se puede hacer.

Esta era la mentalidad de Estefanía y Armando cuando dieron un gran paso de fe, hicieron las maletas y abordaron un avión a Etiopía hace 8 años. La idea era crear una consultoría de negocios que abriera las puertas a la inversión latinoamericana y a las oportunidades de empleo en la región.

¿Por qué el trabajo es importante para Dios?

Verás, Estefanía y Armando creen que Dios diseñó a la humanidad para que lo representara en todas las esferas de la vida, y eso incluye nuestro trabajo (Gen. 1:27, 2:15). Como hijos de Dios, nuestro trabajo puede, y debe, ser parte de cómo lo representamos y reflejamos en el mundo, creando señales del Reino dondequiera que vayamos para que otros puedan conocerlo. (Mat. 5:14).

Pero cuando Estefanía y Armando llegaron a la agencia de inversión extranjera de Etiopía, todos sus planes y preparativos se vinieron abajo. "Nos dimos cuenta de que la licencia de nuestra consultoría (de negocios) estaba cerrada para los extranjeros”. No querían más, recuerda Estefanía.

Desanimados, comenzaron a buscar en los países vecinos solo para encontrar puertas cerradas similares o requisitos de inversión simplemente fuera de su alcance.

A punto de darse por vencidos, Dios les recordó Santiago 1:6: "Pero cuando pidan, crean y no duden, porque el que duda es como ola del mar, arrastrada y sacudida por el viento". Entonces, regresaron a la agencia de inversión por última vez.

"¿Saben qué? Hay una consultoría que se podría abrir", dijo el representante. "Pero es arquitectura".

Permanecieron en silencio, atónitos. "No, esto no puede ser tan fácil", recuerda haber pensado Estefanía.

¿Por qué? Porque Estefanía era arquitecta.

De manera única formada para la arquitectura

Estefanía siempre supo que quería ser parte de lo que Dios estaba haciendo en todo el mundo. Pero no estaba muy segura de cómo.

"Pensaba que la única manera de servir en el extranjero era ser enfermera, médico o pastor. Y esa no era yo", dice.

Como resultado, Estefanía realmente luchó por elegir una carrera profesional. Al crecer, siempre fue creativa y una solucionadora de problemas natural. Atraída por la idea de tomar algo en bruto y convertirlo en algo nuevo, finalmente encontró la arquitectura.

"Todo proyecto arquitectónico comienza con una necesidad", explica Estefanía. "Lo analizas y tratas de encontrar una solución que le sirva a la gente. Hace que la gente experimente algo y, al mismo tiempo, es algo que puede ser hermoso... algo poderoso".

Y, sin embargo, Estefanía todavía no podía ver cómo Dios podría usar esta carrera en el extranjero. Y no era la única.

¿Arquitectura en África Oriental? No, no, no. Olvídate de eso.

Mientras terminaba su cuarto y último año de escuela, Estefanía y Armando comenzaron a explorar oportunidades para servir a Dios en África Oriental.

"Tan pronto como termine (la universidad), iremos. Y tal vez pueda usar mi título", recuerda haber compartido con una amiga que ya vive en la región.

"¿Estás bromeando? ¿Arquitectura? No, no, no. Olvídate de eso", dijo con naturalidad. "Eso es algo que nunca se va a usar en África Oriental".

Convencida de que servir a Dios en otro país significaba sacrificar su trabajo, Estefanía decidió que terminar esta carrera sería solo para ella. "Lo voy a hacer y se lo voy a dejar a Dios", concluyó.

Poco sabía entonces, cómo Dios usaría su título de arquitectura no solo para abrir una puerta a África Oriental, sino también para representarlo y reflejarlo en el camino.

Aprender lo básico y dar los primeros pasos

Una vez que la consultoría de arquitectura se inauguró oficialmente, se pusieron manos a la obra.

"Empezamos con el diseño de interiores porque me sentía muy insegura de mis habilidades arquitectónicas en un país donde no conocía los códigos de construcción", recuerda Estefanía en esos primeros días.

"(La arquitectura) es diseño y es arte, pero es muy técnica", explica. "Cada país construye de una manera diferente, así que hay que aprender".

Y aprendió.

Su primer proyecto fue diseñar el interior de un hotel. Ese proyecto no solo le abrió las puertas a la comunidad empresarial de Etiopía, sino que también comenzaron a conectarse con ingenieros locales y aprendieron sobre la infraestructura y el proceso de construcción de primera mano. Esto aumentó su confianza.

"Estaré bien. Puedo resolver esto", se dio cuenta Estefanía. Y a partir de ahí, se abrieron más puertas.

Representando a Jesús en un estudio de arquitectura

"Es una cultura muy dominada por los hombres", explica Estefanía sobre la vida en Etiopía. "Tenía la ventaja de ser extranjera".

Al principio, afianzarse como mujer líder en una cultura e industria con pocas colegas mujeres fue un desafío. Pero mirando hacia atrás, Estefanía ve muy claramente cómo Dios la posicionó para representarlo mientras desafiaba las suposiciones culturales y empoderaba a las mujeres de su equipo.

"Fue gracioso porque al principio (los ingenieros y contratistas) le hacían preguntas técnicas a Armando. Pero él se volvía a mí y esperaba mi respuesta". Dice riéndose. Armando era el administrador de la red, mientras que Estefanía era el brazo técnico de su negocio.

Con el tiempo, gracias a su constante presentación y cumplimiento de proyectos, Estefanía se ganó el respeto tanto de sus colegas como de sus clientes.

"Si haces bien el trabajo, eso habla de ti", dice. "Nunca luché directamente contra el sistema. Solo demostraría que soy un profesional y que mi opinión importa".

Abriendo puertas y empoderando a las mujeres

El liderazgo y la influencia de Estefanía en la industria también animaron y empoderaron a las mujeres de su equipo.

"No fue intencional que las dos arquitectas que contratamos fueran mujeres", dice Estefanía. "No era como si estuviera tratando de contratar solo a mujeres". Sin embargo, incluso cuando trabajaba con varios ingenieros eléctricos en proyectos, una siempre parecía destacarse. "Fue más fácil para mí trabajar con ella porque respondió más rápido", dice claramente. Pero no siempre fue fácil.

Los desafíos, las suposiciones y, a veces, la falta de respeto a la que se enfrentó Estefanía fueron la norma a la que se enfrentaron muchas mujeres etíopes en la industria. Pero la posición de Estefanía como extranjera y propietaria de un negocio le dio una ventaja que otros no tenían, una ventaja que utilizó para animar y empoderar a las mujeres de su equipo.

En una ocasión, Estefanía recuerda haber enviado a un miembro de su equipo para que la representara en un proyecto cuando el ingeniero en el lugar se opuso.

"Sí, pero parece una niña. ¿Puede manejar esto?", preguntó.

—Sí, la estoy enviando a ella, respondió Estefanía con firmeza.

Un impacto duradero

Es posible que Estefanía nunca sepa completamente hasta qué punto su trabajo, su liderazgo y su presencia impactaron a la comunidad local. Pero ella espera que las puertas abiertas y el respeto que ganaron las mujeres de su equipo tengan un impacto duradero.

Y en cuanto a todos los clientes y los colegas masculinos con los que trabajó a lo largo del camino, espera que hayan visto a Jesús reflejado en la forma en que abordó su vida y su trabajo en Etiopía.

"Espero, no lo he visto, pero espero, que en el futuro si interactúan con otro profesional, una mujer profesional, también ayude".

Escrito por Kristin Boyd

Tagged as: Spanish  

Content Similar to This

Recuperando la Dignidad y la Misión del Trabajo
¿A qué te dedicas?  Esta es una pregunta común que se hace cada vez que se conoce a alguien nuevo. Y todos respondemos de manera diferente en función a nuestras actividades diarias.  ...
El señor Rogers y el Ministerio de la Reconciliación
El 31 de agosto de 2001, millones de niños se sentaron frente a sus televisores para ver el episodio final del Vecindario del Señor Rogers. Once días después, una escena dramáticamente diferente ...