HISTORIAS DE DISPERSADOS: De la formación tecnológica al impacto del reino

March 20, 2024

La historia de Rodrigo: un viaje al sudeste asiático

Según LinkedIn, su trayectoria profesional parece una evolución bien planificada. Según Rodrigo, gerente de capacitación técnica de una empresa emergente en el sudeste asiático, es todo gracias a Dios.

A pesar de la prestigiosa promoción, el atractivo salario y los generosos beneficios, que incluían vivienda, matrícula escolar internacional para sus hijos y vuelos anuales de ida y vuelta a América Latina, de donde es originario, Rodrigo nunca habría considerado el puesto si no hubiera estado seguro de la dirección de Dios.

De hecho, cuando un socio de reclutamiento de Scatter Global se puso en contacto con Rodrigo por primera vez para el trabajo en el sudeste asiático, su reacción inmediata fue: "No, no, no me interesa en absoluto".

No importaba cuál fuera la propuesta profesional o cuánto dinero pudiera ganar, Rodrigo y su esposa estaban de acuerdo en algo: no desarraigarían a su familia y se mudarían al otro lado del mundo. Pero el reclutador fue persistente y la oferta se quedó grabada en la mente de Rodrigo.

Después de que el reclutador se puso en contacto con Rodrigo por segunda vez para hablar del trabajo, él y su esposa decidieron orar. "Queremos ver señales sobre Tu voluntad, lo que Tú quieres para nosotros", intercedieron.

Rodrigo también habló con su jefe en ese momento, otro seguidor de Jesús. Esperando que su jefe le dijera que se olvidara de la oferta, Rodrigo se sorprendió por su respuesta. "Me dijo: '¡Esto es increíble! Anda. Ora al Señor y pídele la respuesta, pero esta es una oportunidad increíble para ti, para tu familia, para tu vida profesional. Anda'".

Junto con otras confirmaciones de su iglesia y comunidad en América Latina, Rodrigo y su esposa decidieron confiar en Dios con todas las incógnitas de una mudanza al extranjero. "Esto no es casualidad; esto es Dios entregando algo para nosotros que nunca imaginamos", explicó.

Fe y trabajo

Desde el punto de vista laboral, el puesto de Rodrigo encajaba perfectamente, ya que se basaba en sus más de dos décadas de experiencia, incluyendo un puesto internacional de seis meses en Europa e innumerables vuelos por todo el mundo, supervisando la formación y la certificación de 42 países en su empleo anterior.

"Desde 2010, mi vida es viajar", señaló.

Fiel a su estilo, menos de seis meses después de su tiempo en la empresa emergente del sudeste asiático, abordó una serie de aviones nuevamente, visitando una franja de ciudades de América del Norte en un viaje de negocios prolongado. “Tener la oportunidad de unirme a una empresa de rápido crecimiento e influir en su futuro fue, sin duda, el momento profesional más importante de mi vida", describió.

Sin embargo, "esto no se debe a mis capacidades profesionales; esto solo se trata de Dios", afirmó.

"Desde que era más joven, Dios siempre me ha mostrado el camino... Incluso aquí, fue Dios quien preparó todo para mí".

Aun así, desde el punto de vista de la fe, Rodrigo estaba preocupado por la mudanza. "Una de mis mayores preocupaciones cuando llegué al sudeste asiático estaba relacionada con la fe", compartió. Al crecer, el padre de Rodrigo era pastor e ir a la iglesia siempre había sido una parte natural de su identidad.

Al llegar a un país donde las creencias budistas influyeron fuertemente en la cultura, aunque la mayoría de la población afirmaba no tener religión, Rodrigo necesitaba aprender una nueva forma de compartir a Jesús con sus colegas y la gente de la comunidad. Reconoció que decirle a la gente que dejara de rezar a sus antepasados equivalía a una completa falta de respeto por sus valores familiares profundamente arraigados. El idioma local, por supuesto, era una barrera adicional.

"Pero lo único que trato de hacer es mostrar con mi vida, con mi comportamiento, que realmente soy cristiano",

compartió Rodrigo. "Le pido a Dios que les haga ver algo en mí que no es natural, algo diferente".

Cuando la gente le pregunta sobre esa diferencia, "esta es la puerta abierta para decir: 'Esto no se trata de mí, es algo superior'. Entonces empiezo a hablar de Dios", explicó.

Calma en medio del caos

A pesar de la experiencia de Rodrigo, la puesta en marcha de una empresa puede ser estresante. "En los primeros seis meses, tuve seis jefes", compartió. "De la noche a la mañana tienes un cambio, y de la noche a la mañana no sabes si sigues en el organigrama o no. Un día sigues ahí, pero al día siguiente, abres tu correo electrónico y ves un nuevo organigrama".

En medio de esa incertidumbre, Rodrigo ha dependido de la soberanía de Dios en lugar de confiar en su propia competencia profesional. "Lo único que me calma y me da paz es saber que Dios tiene el control", dijo.

Sus colegas locales se dieron cuenta. "Dicen: '¿Cómo es que te ríes? ¿Por qué dices buenas tardes y sonríes si tu nombre no está en la lista?’ Solo puedo decir en quién confío. Sé por qué estoy aquí. ... Esto es realmente lo que creo: sigo aquí mientras Dios quiera que esté. La puerta que Dios abre, nadie la puede cerrar. Si Dios cierra la puerta, iré a donde Él quiera".

Esa sensación de calma en medio del caos, no solo en el trabajo, sino también evidente en el contexto de la rápida modernización del país, ha tenido un profundo impacto en las personas que rodean a Rodrigo y le ha permitido dirigirlas a Dios. Cuando otros le preguntan cómo tener la misma paz que él posee, "esta es la puerta abierta para hablar de Jesús y de la fe", dijo.

Apoyo espiritual

Para Rodrigo, el apoyo espiritual ha sido fundamental para su tiempo en el sudeste asiático, tanto en el pequeño grupo en el que participa con colegas de ideas afines, como las oraciones de sus amigos fieles y familiares que oran por él en América Latina. "Es muy reconfortante que las personas en las que realmente puedes confiar estén orando por ti, no por interés o ganancia personal, sino solamente que estén orando para que Dios te mantenga a salvo y te dé una mente y un corazón sanos", compartió.

Si bien se puede acceder fácilmente a los templos budistas y a los lugares para el culto a los antepasados en toda la ciudad, Rodrigo dijo que las iglesias son escasas. La única iglesia más grande que encontró estaba ubicada a más de una hora de su casa, lo que dificultaba la asistencia de su familia y de otros. Aunque es un desafío, esta escasez indica un enorme potencial de crecimiento para Rodrigo y lo alienta a continuar su trabajo impulsado por el Reino en el sudeste asiático. "Nada de lo que hemos hecho profesionalmente tiene tanto valor como salvar almas", dijo. "Esta es la razón por la que estamos aquí".

¿Tienes curiosidad por explorar oportunidades laborales globales como Rodrigo? Mira en nuestra bolsa de trabajo o continúa la conversación y suscríbete a nuestro correo electrónico de Scatter Global.

Escrito por Erin Schipper

[/et_pb_text][/et_pb_column]
[/et_pb_row]
[/et_pb_section]

Tagged as: Spanish  

Content Similar to This

Del plano a la bendición: una historia de impacto en el Reino
La historia de Estefanía - Arquitecta en Etiopía. ¿Qué se necesitaría para inspirar a los latinos para que utilizaran sus habilidades profesionales, sus negocios y su dinero para bendecir a las comunidades del ...
El señor Rogers y el Ministerio de la Reconciliación
El 31 de agosto de 2001, millones de niños se sentaron frente a sus televisores para ver el episodio final del Vecindario del Señor Rogers. Once días después, una escena dramáticamente diferente ...